El exgerente de Entel y exministro de Obras Públicas Óscar Coca alquilaba  un lujoso departamento en Lima, Perú, y se transportaba en una vagoneta de 350 mil bolivianos, todo a cuenta de los recursos de la  Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), denunció el actual gerente de la compañía estatal, Elio Montes.

  “Coca tenía lujos en Bolivia y en Perú. Se encontró una vagoneta Cherokee que era para uso personal del señor Coca, qué belleza… Entonces vemos que tenía lujos no sólo dentro de Bolivia, sino también en el exterior”, señaló el gerente en conferencia.

La fiscalización ejecutada por la actual gerencia y el Ministerio de Obras Públicas recolectó pruebas de “millonarios manejos” a favor del exministro y exgerente de Entel, como es el caso del alquiler de un lujoso departamento en la zona de San Isidro, de la capital del país vecino.

De acuerdo con el contrato de alquiler presentado por Montes, por esa vivienda la telefónica del Estado erogaba un pago mensual de  12.000 bolivianos.

Además, en Perú se tiene registrada   la compra de la vagoneta Jeep modelo Cherokee, que sólo utilizaba Coca y su entorno.

La semana pasada, el vehículo fue encontrado estacionado en un garaje de la capital peruana, donde se evidenció  que tenía 5.000 kilómetros de recorrido.

 Asimismo, Montes indicó que la evaluación realizada por la nueva administración identificó a la gestión del exgerente como la que presenta mayores indicios de corrupción dentro de Entel.

Entre las acusaciones  figura que el personal de la telefónica y Datacom fueron obligados a hacer “aportes voluntarios” al MAS bajo amenazas de despido.

Las acciones fueron ejercidas, según los trabajadores, por Marcos Cabrera, Patricia Suárez y Yésica Montaño, con el aval de Coca, quien también se desempeñó como ministro de la Presidencia en el gobierno de Evo.

Los delitos atribuidos a los exfuncionarios, por los que ahora son investigados, son concusión, coacción y beneficios en razón del cargo, entre otros.

La querella penal

Montes agregó que se presentó  ayer ante la Fiscalía General del Estado una querella penal en contra de Coca, por los delitos de contratos lesivos contra el Estado, conducta antieconómica y uso indebido de influencias.

“Empezamos con Coca ante la Fiscalía General del Estado y por supuesto que si hubo otras autoridades también se las denunciará”, advirtió el gerente.

El 2017, el exdirigente sindical de Entel, Franz Siles, acusó al entonces gerente general de la telefónica y exministro de Obras Públicas, Óscar Coca, de desatar una “persecución y acoso laboral” contra la dirigencia.

Ese mismo año se denunció un supuesto tráfico de influencias y ganancias ilícitas de parte de  funcionarios de la estatal.

  “Le pedí una explicación sobre algunos actos de tráfico de influencias que cometió la señora Yésica Montaño al favorecer a una persona (…), eso con base en los informes de investigación que existen en la empresa (…). Eso le molestó, porque es el soberbio rey de Entel. Nadie puede decirle nada”, declaró Siles.

Página Siete