Piden que todos los vendedores de pescado sean controlados en una misma zona

Aunque la veda todavía se mantiene en el Río Pilcomayo, los comercializadores ya están ofreciendo para la venta en Yacuiba (Tarija) la cotizada carne del sábalo. Piden a las autoridades controlar para que el expendio del producto, se realice solo en la tradicional zona de la calle 7 del mercado Campesino.

“Nosotros estamos haciendo grandes esfuerzos para llegar a este lugar que es el único autorizado para la venta del pescado, porque el producto está saliendo del Pilcomayo, pero no vendemos nada porque hay ambulantes que se ubican en otros lugares”, se quejó, en una entrevista concedida a canal 4 Unitel Yacuiba, una de las vendedoras.

Debido a la cuarentena varios vendedores ambulantes fueron observados en distintos puntos de la ciudad a pie y sobre vehículos, ofreciendo pescado. Se trata de particulares que venden productos alimenticios, pero que no forman parte de la Asociación de comercializadores del pescado Gran Chaco que aglutina al sector.

Debido a ello, las socias pidieron a la intendencia que controle la actividad pues ponen en riesgo la salud de los consumidores, mientras que ellas son reguladas por la municipalidad. Además que reportan pérdidas debido a la poca afluencia de compradores en la zona.

“Pedimos que a todos los comercializadores, sean asociados o no, los traigan a esta calle (7) para que ofrezcan sus productos, de esta manera los compradores van adquirir el producto de un solo lugar”, manifestó.

Oscar Ortiz, intendente del mercado Campesino, sostuvo que ese trabajo se comenzó a realizar desde inicio de la semana, retirando de lugares no autorizados a expendedores de sábalo. Como ejemplo citó que tres vendedores, que estaban por la zona de La Rotonda de Los Libertadores, fueron trasladados hasta la calle 7.

“Aquí estamos controlando todas las medidas de seguridad para la venta. Las señoras de la Asociación están guardando distancia, usando barbijos y guantes, y les estamos exigiendo también las demás indumentarias. Todas deben cumplir conforme las normativa para vender este producto; es el único lugar autorizado”, informó Ortiz.

Desde hace algunos días tuvo la presencia de cardúmenes de sábalo en el Pilcomayo, lo que provocó que originarios subsistentes de la pesca, comiencen con esa actividad cuyo producto comenzó a llegar a los mercados de Yacuiba. Se espera que en las próximas horas se pueda conocer sobre las determinaciones de Codefauna con respecto al levantamiento de la veda.

Por el momento los precios del sábalo varían desde tres por diez, hasta 5 y 10 bolivianos la unidad.

El Chaco Alerta