La población de Yacuiba reaccionó con diferentes opiniones a la decisión del Comité de operaciones de emergencia de Yacuiba (Coem) sobre la puesta en marcha de la fase post confinamiento que inicia este martes 1 de septiembre. El Coem se reunió el viernes y aprobó flexibilizar aún más los horarios de trabajo.

Varias personas, entre ellos, profesionales, trabajadores públicos, universitarios, periodistas y directivos de instituciones, coinciden que el número de decesos registrados en la última semana es la principal preocupación cuando se anuncia ampliar horarios laborales y de las actividades permitidas en la ciudad.

Éstas son algunas de las opiniones vertidas sobre el tema:

  • Edgar Catalán. Bueno, no estoy muy de acuerdo, en cierta parte porque los casos de Covid-19 recién comienzan. Estamos palpando la realidad por la que pasaron países del primer mundo, siendo Yacuiba un lugar donde no tenemos muchos habitantes, el virus lastimosamente se está llevando gente que vive, que es querida y conocida del Chaco. El Coem estipula, en otras palabras, que se está dando libertad para que todos terminemos de contagiarnos y ¡sálvense quien pueda!  Peor con lo del hospital Fray Quebracho, que recién se supo que ya no se recibe a pacientes graves, imagínese eso (prohibido enfermarse) Porque cualquier niño, joven, adulto y adultos mayores, podemos caer. Y sin oxígeno ¿qué vamos a hacer? O sea, la ola de muertes que se viene suena horrible pero será una triste realidad. Nos están dejando a nuestra suerte. Pero la gente debe trabajar, comer y comprar sus medicinas. Sabemos que también la subvención de servicios básicos ya no continuará y ¿los que viven del día? alquileres, etc. Hay que ser empáticos también y a la vez, antes de largar todo, debería ser paulatinamente, más lento, ya que las estadísticas y las proyecciones realizadas muestran que el pico será en septiembre. Estoy de acuerdo con (entrega) los kits. Más vale tarde que nunca pero sin oxígeno, sin herramientas de trabajo en nuestro hospital de nada servirá si llegamos a empeorar. Ahora bien, la flexibilización es y será un arma de doble filo ya que pueden haber algunas estrategias por detrás, consiguiendo que se lleve o no las elecciones.
  • Maira Aparicio. Tampoco estoy de acuerdo. Lamentablemente vivimos en un país que no tiene la cultura del orden y obediencia, por tanto,  extender el horario, la apertura de algunos lugares públicos, justamente cuando se pronostica que los casos de contagio van a llegar a su pico más alto en este mes (septiembre), y que los hospitales estén saturados, específicamente el Fray Quebracho, ocasionará desenlaces trágicos, el contagio desmedido del virus y muchas pérdidas por falta de atención médica, que ni siquiera un kit de medicamentos va a servir.
  • Lucy Carreño. Pienso q flexibilizar la ejecución de las actividades económicas es lo más acertado porque ahora que estamos obligados a hacer nuestras compras y actividades solo en la mañana, da lugar a más aglomeraciones de personas, ya que todos están obligados a hacerlo solo por la mañana. Sin embargo, es muy necesario exigir medidas de bioseguridad. Las otras actividades tendrían q volver de forma paulatina y escalonada. Ahora, que estamos en el peor momento y los contagios capaz lleguen al pico en septiembre. El Gobierno municipal debería salir a buscar seriamente a los infectados y no esperar que lleguen al hospital en las últimas condiciones, directo a terapia intensiva, donde la deficiencia es patente en el Fray Quebracho. Un aspecto más, en vez de seguir con las ollitas esos recursos se deberían invertir en adjudicar costureras y sastres para elaborar barbijos económicos, pero seguros, y repartir a la gente de bajos recursos, y luego determinar sanción a los que no portan el barbijo en lugares concurridos.
  • Juan Bustamante. La verdad, estas determinaciones creo que lo están haciendo por el estado de una crisis económica que está atravesando el país, y la pandemia, que al parecer no se detiene. Por que si usted hace un análisis, tuvieron varios decesos en estos últimos días, y si se da esta flexibilización tendremos que aprender a convivir con esta enfermedad, y acostumbrarnos a un cambio de vida de aquí en adelante, lo que tenemos que aprender a cuidarnos y cuidar a los demás.
  • Henry Medrano. Lo aprobado hoy (viernes) en el Coem responde al criterio del Alcalde y algunos miembros de esa instancia, de ninguna manera responde a un análisis técnico de entendidos. Otro aspecto fundamental, es la no participación activa de la Policía y el Ejército en las decisiones, y que se verán reflejadas en su poca participación en el cumplimiento de las medidas asumidas.
  • Raúl Hilarion. Me parece muy bien por la economía de la población.
  • Luis Aguirre. La verdad que está medio complicado de asimilar. Por un lado estamos en una etapa crítica, con un hospital colapsado. Dar rienda suelta en estos momentos tan críticos, es bastante censurable y podría estar en contra. Sin embargo, también entiendo que el bajón económico está presionando cada vez más a los hogares, principalmente aquellos que no tienen ingresos estables y viven del día a día, que representan la gran mayoría de la población. Por lo que de alguna manera estas medidas también alivian esa situación. Por tanto, no puedo aceptar o estar a favor al 100 por ciento, pero poniéndome en los zapatos de la gente que más necesita y precautelando la situación económica, me parece necesario. Quizá podría sugerir, o aumentaría a estas determinaciones, campañas publicitarias a gran escala de cómo tratar a los pacientes que vamos a tener a causa del incremento de la enfermedad, porque ya fuimos bombardeados con precaución, ahora está en manos de la población aquello. Pero debemos ser bien informados sobre el cómo cuidar a los enfermos en casa, dado que ya no se podrá contar con el sistema de salud.
  • Esteban Farfán. Me parece buenas medidas, pero el problema de fondo es el control. Más allá de que se tenga que hacer una especie de flexibilizar, el problema es el control. No hay ningún control, y al no haber, hay un descontrol, o sea, ese es el problema mayor. Está bien que se flexibilice pero se tiene que hacer el control respectivo para que la gente se discipline de alguna forma y es necesario que el Estado asuma su responsabilidad, y eso no está ocurriendo.
  • Dimar Coca. Todavía tengo mis dudas sobre las actividades religiosas y de la cantidad de personas que van a participar, porque si se va permitir actividades con un gran número de personas entonces podría aumentar la posibilidad de contagios, lo que podría provocar a retornar a la cuarentena rígida. Por las demás determinaciones del Coem, estoy de acuerdo, pero pedirle a nuestras autoridades que laburen para generar bienestar a nuestra población, dejando de priorizar las actividades políticas electorales.

Las determinaciones del Coem se resumen en ampliar el horario laboral hasta las 20 horas; el transporte público podrá prestar servicios de 5 a 18 horas, sin distinción de placa; los gimnasios atenderán de 7 a 18 horas; se permitirá las actividades religiosas los días lunes, miércoles y viernes; los restaurantes y puestos de comidas de los mercados podrán atender hasta las 17 horas; y se entregará kits de medicamentos personales a los asegurados al S.U.S.

El Chaco Alerta