Se ha informado que los ensayos no serán suspendidos, y eso lleva a creer a los expertos que la muerte se produjo por causas ajenas al estudio.

La vacuna contra el Covid-19 probada por la Universidad de Oxford junto al laboratorio AstraZeneca, tuvo un “tropiezo” este miércoles, luego de conocerse del deceso de un voluntario a quien aplicaban la vacuna en Brasil. Los responsables de salud dieron la confirmación, pese a no explicarse cómo falleció el voluntario, si recibió la dosis en estudio o un placebo.

Anvisa, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria del Brasil, indicó en una nota que fue «formalmente informada» sobre el caso el lunes. Ese organismo, del ministerio de salud, agregó que por el momento la investigación seguirá adelante.

Por su parte, Oxford, sostuvo que no existen dudas sobre la «seguridad del ensayo clínico”.

El diario O’Globo reportó que el voluntario recibido un placebo y no la dosis de la vacuna bajo análisis, aunque no cita fuentes.

La Universidad Federal de Sao Paulo aseguró que el voluntario era de nacionalidad brasileña, pero no otorgó más datos, apegándose a la confidencialidad que prima en los casos como este.

Otros medios de comunicación afirman, sin embargo, que el joven voluntario de 28 años, murió a consecuencias de las complicaciones derivadas del Covid-19.

La vacuna de Oxford es uno de los medicamento contra el coronavirus que es probada en Brasil, donde esta pandemia ya dejó 155.000 fallecidos y 5,3 millones de infectados.

Fuente: DZC, EFE y Reuters