Un patrullaje rutinario de la Policía en Tarija permitió que una mujer se salve de morir. Ocurrió cuando los efectivos interceptaron un «vehículo sospechoso». Se conoció que la autora intelectual del secuestro es la hermana de la víctima y su esposo, quienes contrataron a dos hombres para comtener el crimen.

El informe policial indica que el domingo a las 2:30 de la madrugada se intervino un vehículo sospechoso y en cuyo interior se encontraban tres hombres. »Al momento de la intervención mostraron nerviosismo«, explicó Sadid Ávila, comandante de la Policía.

Una noche de terror

Todo comenzó la noche del sábado, cuando la víctima se hallaba en su domicilio. De repente irrumpieron dos hombres que a punta de pistola la redujeron.

Se apoderaron de la llave del vehículo y exigieron la entrega de Bs. 3050 de la víctima. Tras amordazarla y maniatarla la introdujeron al maletero de su vehículo.

Los dos delincuentes lo tenían casi todo planeado. El objetivo era llevarla fuera de la ciudad de Tarija, matarla y enterrarla.

Sin embargo, el plan se frustró cuando la Policía realizó el control en un patrullaje de rutina. Los uniformados detuvieron el vehículo y llamaron refuerzos al percibir »que algo extraño ocurría«.

Unos minutos después escucharon ruidos extraños en el maletero del vehículo. Al abrirlo vieron a la mujer maniatada y con los ojos vendados. También tenían en el maletero una picota y una pala.

Por las declaraciones de los implicados y la investigación la Policía, se determinó que los dos hombres habían sido contratados por la pareja para deshacerse de la víctima. La mujer quedó atónita al descubrir que su hermana planeó matarla. Se estableció que todo surge por un conflicto de herencia.

Fuente: Unitel