villa tunari, turismo, cochabamba, daños, económicos, hoteles,

Huida de la policía, mermas económicas y coacciones obligan a los propietarios de hoteles del trópico de Cochabamba en pensar irse, cerrar o cambiar de oficio. Y es que no es para menos, considerando que desde octubre del año pasado, exactamente desde las elecciones nulas, el rubro calcula un pérdida de más de un millón de dólares y la baja en más del 90 por ciento de turistas.

Pese a ese panorama, las autoridades locales niegan la existencia de pérdidas y aseguran que sólo en noviembre hubo una disminución de visitas, pero que ahora todo es normal

“No podemos hablar, estamos amedrentados. Si decimos algo o nos quejamos, vienen los dirigentes sindicales, nos amenazan con quemar nuestros hoteles; como le pasó a la propiedad del ministro Arturo Murillo“, dijo un empresario hotelero que pidió anonimato al estar amenazado.

En el trópico de Cochabamba hay 170 instalaciones hoteleras con capacidad de seis mil camas. En noviembre pasado la afluencia de visitantes bajó de forma alarmante. Además, las reservas para las épocas elevadas de año nuevo y los recientes feriados por carnaval fueron canceladas.

“Ahora no se gana ni cien dólares. Yo antes ganaba un mil dólares en esta época. Es una pérdida total. Los visitantes prefieren no venir porque no tienen de dónde sacar dinero, además del temor por ausencia de policías“, lamentó.

villa tunari, turismo, cochabamba, daños, económicos, hoteles,

Los Tiempos