La Felcn (Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico) de Villa Montes, en el Gran Chaco de Tarija, halló una fábrica de cocaína con una capacidad de cristalizar hasta 100 kilos al día. El laboratorio funcionaba en una hacienda ubicada a 50 kilómetros de la ciudad. Se presume que la droga proviene de Perú.

De acuerdo a la información de El País de Tarija, la instalación estaba en medio del monte de la reserva silvestre Cabo Juan, cerca de la frontera con la República del Paraguay. Se presume que era operada por una banda internacional de narcotraficantes.

Cerca del lugar también se encontró una pista clandestina. Las instalaciones de la factoría contaba con energía eléctrica, equipos para destilar éter, manipular químicos, depósito de sustancias controladas. Tenía capacidad de secar, prensar y embalar la cocaína. Se calcula una inversión superior a los 200.000 dólares.

Los efectivos policiales hallaron un sistema de comunicación que servía para alertas la presencia de las unidades antinarcóticos. Presumiblemente pertenecía a una organización internacional conformada por narcotraficantes paraguayos, colombianos y bolivianos.

La pista clandestina tenía una longitud de 1,5 kilómetros. Contaban con tractor, una chata y tres distintos tipos de stikers para identificar la droga procesada. También decomisaron armas de fuego de distintos calibres. En la fábrica operaban entre 15 a 18 personas.

Lea también: Caen bolivianos con más de 18 kilos de cocaína en Pichanal, Argentina