El magisterio urbano de Yacuiba se sumó a las protestas que realizan los maestros a nivel nacional e instaló el primer piquete de huelga de hambre. La medida iniciada con dos de sus miembros, será masificada conforme pasen los días y no haya respuesta del Gobierno Nacional.

“Estamos exigiendo la derogación del Decreto Supremo 4260 y la destitución del Ministro de educación”, explicó el ejecutivo del magisterio urbano de Yacuiba, Ivar Garnica. Señaló que la decisión responde a las conclusiones asumidas por la entidad matriz del magisterio a nivel nacional de movilización general, hasta que el Gobierno atienda sus demandas.

Las labores escolares fueron suspendidas a nivel nacional desde marzo, debido a la emergencia por la pandemia del Covid-19. Pese a las proyecciones hechas sobre el reinicio, prevista para julio, agosto o septiembre, la situación aún está en la incertidumbre.

Garnica informó que, como magisterio, se descarta cualquier posibilidad de cerrar el año escolar, y por ello plantearon algunas propuestas que, el Ministerio de Educación “ignora o simplemente no responde”

Cada cuatro días se irán sumando más docentes hasta ser escuchados.

“Hemos planteado como magisterio la realización de clases modulares, donde los municipios y el Ministerio se encarguen de hacer la entrega de módulos a los estudiantes. Así las clases ya no sean solo virtuales, debido a varias debilidades que se tienen con esas modalidad; no es sostenible”, indicó el dirigente.

Los profesores Ángel Abán y Maida Arenas son los dos primeros docentes en iniciar la extrema medida de la huelga de hambre.

Villamontes

Los maestros urbanos de Villamontes vienen desarrollando durante más de una semana una huelga de hambre con la misma demanda. El profesor Rolando Suárez ratificó que la medida es por la misma causa a nivel nacional.

“No estamos en contra de asumir una educación bajo la modalidad que sea, virtual, a distancia o semipresencial; estamos pidiendo las condiciones principales que deben tener nuestros estudiantes, al igual que el maestro, para dar cumplimiento a la actividad educativa, planteada en el DS 4260”, dijo.

El principal cuestionamiento surge de la disposición final del documento emitido por el Gobierno, donde se plantea que el Tesoro General de la Nación, no va erogar ningún gasto para retomar las labores escolares.

“Es la preocupación más grande que tenemos porque no especifica quién se va hacer responsable para implementar las modalidades educativas. Si es virtual, quién se hará cargo del costo de la conexión a internet”, concluyó Suárez.

El Chaco Alerta