Perseguir a Añez y sus ministros, “limpiar” a Choquehuanca y adelantar elección


Por Edgar Ramos Andrade

1. El 4 de marzo en Shinaota, en el cierre de la campaña del MAS, el exministro Quintana acusó de floja a la Fiscalía, y pidió cárcel para Jeanine Añez y sus ministros (ver youtube.com/watch?v=BffGhCefs-4).

A hoy, están detenidos: Áñez, Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán. Yerko Núñez está clandestino e Iván Arias tiene dos citaciones judiciales: como testigo y acusado. Esto ocurre luego que la Ley 1.266 del 24 de noviembre de 2019 anuló la viciada elección de octubre 2020 (ver brujuladigital.net/politica/presidenta-anez-promulga-ley-1266-para-la-convocatoria-a-elecciones-generales) y que el 12 de febrero de 2021 el Parlamento aprobó el Decreto Presidencial 4.461 de «amnistía e indulto por razones humanitarias» para 1.200 personas procesadas en el gobierno de Añez por lo ocurrido entre noviembre de 2019 y octubre de 2020 (ver la-razon.com/nacional/2021/02/12/la-asamblea-aprueba-amnistia-para-perseguidos-por-gobierno-de-anez-la-oposicion-protesta/).

2. El 8 de marzo, el ex presidente Morales anunció: «Ganamos 7 departamentos; 5 en 1ra vuelta y en 3 vamos a 2da vuelta. Nuestra meta es tener 8 gobernaciones» (ver telesurtv.net/news/bolivia-elecciones-subnacionales-resultados-gobernaciones-20210308-0009.html). El 13 de marzo, luego de la detención de Añez y sus ministros, Evo escribió: “Que se sancione a los autores y cómplices de la dictadura” (ver eldeber.com.bo/pais/evo-que-se-investigue-y-sancione-a-los-autores-y-complices-de-la-dictadura_224121).

3. Hace pocos días, entrevistado por CNN, el ex-vicepresidente (Álvaro) García Linera afirmó que en noviembre de 2019, ante las sucesivas renuncias públicas de Evo, Álvaro, Salvatierra, Borda y Medinacelli, “debía asumir como Presidenta la diputada Susana Rivero, y que el Senado debía sesionar para elegir a su presidente y se haga cargo del gobierno” (ver paginasiete.bo/nacional/2021/3/16/garcia-linera-reaparece-acusa-civicos-de-haber-intentado-quemar-la-asamblea-287615.html)

4. La sucesión de afirmaciones de esas tres ex autoridades muestra que el 7 de marzo 2021 el MAS buscaba mejorar el 55 % de votos logrados el 18 de octubre de 2020, porque “es el resultado de 14 años de proceso de cambio, porque no hay milagros en la política”, como dijo Quintana. La realidad es que el 7 de marzo, el MAS retrocedió: ganó 3 gobernaciones (Oruro, Cochabamba, Potosí) y va a 2da vuelta en 3 (La Paz, Chuquisaca, Pando).

5. Peor aún, el MAS solo ganó en una ciudad capital de Departamento (Oruro). Sucre debe repetir votación en 3 mesas. En las otras 8 –incluida El Alto– fue derrotado.

6. Ante esta derrota política, el MAS necesita recuperarse. Quintana y Álvaro tienen, al parecer un “Plan B”: Desgastar al gobierno de Arce-Choquehuanca, mostrarlo débil y que Evo vuelva como Presidente. ¿Por qué? En lo económico, Morales tiene pendientes millonarios contratos con empresas chinas en los que Gabriela Zapata (novia de Evo y ex gerenta de CAM-C) era intermediaria de lujo; otro caso es Mutún, donde Álvaro fracasó tres veces (con EBX, Jindal, ESM) y en 2019 entregó a China ese proyecto estratégico. Ni hablar de contratos con España (Hidroeléctrica Miguillas, carretera San Buenaventura-Ixiamas, y otros) o con Argentina (empresa constructora Royal) y varios otros.

7. En el MAS es secreto a voces que esos millonarios contratos se decidían en la oficina anexa de Álvaro García, que era manejada por su hermano Raúl. Ambos, ex guerrilleros del EGTK, eran buenos negociantes con empresarios y empresas extranjeras, especialmente en proyectos viales que formalmente las regenta la Administradora Boliviana de Carreteras ABC. Eso quedó pendiente, y hay factura que pagar.

8. En lo político, Quintana, Álvaro y Evo demostraron tener débiles pero tramposas predicciones. Prueba: Hasta hoy no hay explicación racional a la renuncia, y fuga, cual delincuentes, de los Evo, Álvaro, Salvatierra, Borda, y Medinacelli; tema que ya es motivo de tesis por lo absurdo del fenómeno. Y en lo moral, Evo y Quintana añoran el hedonismo, pues se demostró que ambos compartían (literal) amistad íntima con Gabriela Zapata.

9. Un tercer pendiente es cómo deshacerse de Lucho y David. El presidente Arce está enfermo, posiblemente con cáncer terminal y en recientes apariciones públicas se lo ve decaído, parece no controlar a su gabinete. La ministra Prado responde a Álvaro; Del Castillo es ficha de Salvatierra-Evo, Novillo es leal a Morales, y así… ¿Qué hacer con Choquehuanca? El 10 de enero 2021, en Villa Tunari, Quintana sentenció a David: “Hay algunos compañeros que quieren tomar distancia del compañero Evo. No voy a decir una mala palabra… Antecitos de morirse, se van a arrepentir” (ver minuto 29: youtube.com/watch?v=Pn2nsxjF2bo). Como David se alejó de Evo, hay que matarlo físicamente. Siniestro como parece es real.

10. ¿Conclusiones? Lo predicho nos lleva a que:

a) Tras la elección del 7 de marzo, la crisis del MAS es insostenible: mucha euforia discursiva, poca autocrítica, sorda disputa subterránea, violencia por venir, y consecuencias siniestras. Y el funesto “Plan B” de Quintana y Álvaro es «renunciarlo» a Lucho, matar a David, hacer Presidente a Andrónico, y adelantar una elección nacional… Quintana dijo el 10 de enero, en Villa Tunari: “¡El debate central es cómo seguir construyendo este gran proceso de cambio, fortaleciendo al Estado Plurinacional, bajo liderazgo de Evo… No se va a hacer de otra manera…!” (ver minuto 20:08 youtube.com/watch?v=Pn2nsxjF2bo).

b) La oposición política está desafiada a no repetir la trampa de 2007 (“Separatismo”). El MAS ya tomó iniciativa para generar otra polarización, y los opositores le siguen el paso. Eso es riesgoso. Quintana, Álvaro y Evo están nerviosos por volver al gobierno, y ya tienen cómo hacerlo.

c) Más allá de la cruel disputa entre socialistas y liberales, los ciudadanos deberíamos: Preservar la democracia y las libertades personales, elegir a nuestras autoridades, evitar que se desprecien nuestras reglas constitucionales, y desechar dañinas dictaduras plebiscitarias.

d) Nuestro llamado es a: Políticos, líderes de opinión o analistas, dirigentes sindicales; a los dueños, directores, y editores de medios de comunicación, y a todos los activistas: No dejarse confundir, y menos enredar a la ciudadanía. Solo en este Siglo XXI ya tuvimos: varias tragedias y muchas muertes provocadas, dos gobiernos de transición previa fuga de presidentes asesinos…

Edgar Ramos Andrade. Comunicador e investigador social. Es co-autor del libro “Gestión y Administración Pública Estratégica” (2021).

Fuente: Facebook de Edgar Ramos Andrade