Un recluso boliviano que estaba a punto de lograr su libertad, fue asesinado a puñaladas por otro de nacionalidad brasileña. El hecho de sangre se produjo al interior del penal de Cantumarca, Potosí, considerado como uno de los más seguros del país.

Según el informe policial, el suceso fue este sábado, cuando el recluso brasilero Caiki Lima Silva (22), más conocido como el “Brazuco”, le asestó 20 puñaladas con un cuchillo de mesa, a Enrique Escobar Quispe (42), quien estaba a punto de obtener su libertad por un delito de robo.

El recluso reconoció haber matado a Escobar, además de estar siendo procesado por cinco delitos, aún no tiene sentencia ejecutoriada.

El ‘Brazuco‘ cometió el crimen porque, supuestamente, la víctima había escrito en una pared una frase en contra de la organización criminal que integra el asesino. Eso había provocado la reacción que llevó a cometer el crimen.

Fuente: El Deber