El caso desnuda falencias en los controles carreteros desde Santa Cruz hasta la región del Gran Chaco

Un camioncito tipo frigorífico pasó más de 5 controles y logró llegar hasta el municipio de Villamontes, Gran Chaco de Tarija, la madrugada del sábado con varios ocupantes a bordo y sin ningún implemento de bioseguridad.

Por falta de coordinación entre autoridades e instituciones locales, se autorizó la continuidad de su viaje rumbo a la ciudad de Tarija llevando en su interior varias personas, entre ellas dos menores de edad. Sin embargo en Entre Ríos, a menos de 2 horas de la capital, fue retenido y regresado por donde llegó.

Ese fue el periplo vivido por el chofer y los 8 ocupantes del vehículo cuyo origen fue la ciudad de Warnes, departamento de Santa Cruz, donde existe un foco de contagios del coronavirus, el más alto de toda Bolivia (446 positivos).

Al caer la noche del mismo sábado, el motorizado que ya había regresado a Villamontes fue enviado con escolta militar hasta el final de su jurisdicción, límite con el departamento de Chuquisaca.

“Hemos tomado la escolta de este camión desde Villamontes hasta el municipio de Macharetí. A partir de allí se hará cargo la 4ta. división quien va acompañarles hasta Camiri y así garantizar que lleguen nuevamente a Santa Cruz”, explicó el coronel Augusto Arévalo, comandante de la Tercera División del Ejército con asiento en Villamontes.

La fiscal de materia Martha Bravo, relató que tomó conocimiento de la presencia del camión a las 02.00h del sábado cuando personal sanitario dio parte de la presencia de civiles al interior de la carrocería.

Se trataba de 6 adultos y 2 menores de 2 y 4 años que, según informó el conductor, fueron levantados en la doble vía a La Guardia, en Santa Cruz, y tenían como destino la población de Incahuasi y la ciudad capital de Tarija. Los infantes iban con su madre.

“Mi persona estuvo a las 2 de la mañana ordenando la aprehensión del conductor por haber infringido el Decreto Supremo 4200. El punto es que aquí las autoridades no están coordinando bien. Yo necesitaba que estas personas sean ingresadas al poligimnasio para su aislamiento y el chófer aprehendido como corresponde. Pero me ‘ataron las manos’ porque la policía también se mostró susceptible de meterlo a la carceleta. Pero luego llegó el Coem, que son los encargados, y nos dicen que no pueden ser ingresados en aislamiento si no es por los quince días”, narró la representante del ministerio público lamentando que a esa hora las instituciones de Villamontes no hayan asumido el manejo de la situación. “Yo no soy un ente de prevención sanitaria”, acotó Bravo.

Por ese motivo y ante la falta de logística para darles un correcto tratamiento a las personas, si se secuestraba el vehículo y arrestaba al chofer infractor, es que se decidió que siga viaje, pero aproximadamente a las 14.00h del mismo sábado, en el punto de control de Entre Ríos (provincia O’Connor), a pocos pasos del puente Salinas, el camioncito fue parado y obligado a dar vuelta para retornar a Villamontes.

El Fiscal de materia de Entre Ríos, Martín Caballero, aseguró en una entrevista que las 8 personas iban sobre carpas y frazadas al interior del vehículo y sin portar ningún elemento de bioseguridad. Por ello, se extremó todas las medidas de prevención cuando se los retuvo, se le proveyó de alimentos, para luego obligarlos  retornar a Villamontes. Se estima que en horas de la madrugada de este domingo hubieran arribado a la ciudad de Santa Cruz.

El Chaco Alerta