El director del Instituto de Patología de la Altura, Gustavo Zubieta, subrayó que la malignidad del coronavirus reduce en aquellas ciudades que se encuentran arriba de los 2.500 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.), debido a la afectación que le causa los rayos ultravioletas.

“Es una situación muy particular a nivel mundial. Hemos detectado a esa altura los efectos que le causa los rayos ultravioleta”, manifestó según la publicación difundida por la página www.periodicobolivia.com.

Zubieta, que participó de una investigación junto a especialistas en medicina de altura de Australia, Canadá y Suiza, aseguró que la presencia de la radiación ultravioleta en ciudades como La Paz y El Alto, significa una extraordinaria ventaja pues mata al virus, lo que produce menos probabilidad que el COVID-19, logre ingresar al organismo humano, afirmó.

El estudio toma como muestra fichas epidemiológicas recogidas del Tíbet, Ecuador y Bolivia, datos que fueron contrastados con los de ciudades a menor altura, considerando factores ambientales y fisiológicos de los habitantes.

“Es impactante la diferencia. Las gráficas demuestran a Beni y Santa Cruz, con un crecimiento exponencial de los casos. La incidencia es superior de cinco a seis en relación con Cochabamba, Potosí y La Paz”, dijo el científico.

Con la investigación se pudo demostrar, por ejemplo, que en zonas altas del Perú hay una baja letalidad e incidencia.

Fuente: Periódico Bolivia