La crítica situación económica obliga a organizar kermes para costear la salud de los bolivianos.

Lo que parecía el fin de un incómodo lunar en la espalda, derivó en la peor pesadilla para Roberto Martínez Almada (62), ciudadano uruguayo que desde hace 20 años radica en Bolivia. Su familia pide donaciones en dinero o víveres para sostener su tratamiento, mientras esperan un milagro para costear un trasplante de médula que le permita seguir con vida. Tiene una familia en Yacuiba (Tarija) que llora su ausencia.

La esposa, Gladys Miranda Ordóñez, ya organizó una kermes para recaudar recursos y sostener la compra de medicamentos que no son cubiertos por el seguro de salud otorgado en el hospital San Juan de Dios de capital de Tarija. Ahora alista otra kermes para los primeros días de agosto, con una meta de recaudar diez mil bolivianos necesarios para enviarlo a su país natal, donde la cobertura de la operación que necesita es gratuita.

“Hemos golpeado las puertas de instituciones y autoridades políticas, sobre todo, pero no hay respuesta, no hay apoyo. Pedimos que nos colaboren para recaudar el dinero y sanarlo a mi esposo, pues los médicos dicen que se puede curar”, expresa con marcada esperanza doña Gladys. La discapacidad física que tiene desde niña (sufrió poliomelitis) no ha sido impedimento para formar su familia, hoy amenazada con desintegrarse por la enfermedad del padre.

Cuando la vida transcurría con normalidad, junto a una de sus hijas. Ellas extrañan al papá, a quien acompañaban a su trabajo.

Hace un año, don Roberto, como lo conocen en el barrio Ferroviario de donde es vecino, se desgarró un lunar en la espalda. No fue algo de importancia. Pero luego de 6 meses empezó a manifestar la enfermedad que lo obligó a buscar ayuda médica, que solo consistió en curaciones superficiales brindadas en el hospital Rubén Zelaya de Yacuiba.

Don Roberto hoy, visiblemente más delgado y afectado por un mal curable, pero la falta de recursos compromete su vida. Pide la sensibilidad de la población.

Pero la complicación vino en enero de este año cuando se le detectó una infección interna en la zona de la columna vertebral, pues la herida no dejaba de sangrar. En mayo pasado fue internado en Tarija con un diagnóstico inicial de carcinoma basocelular por biopsia (una especie de cáncer de piel) Pero hace un par de semanas le diagnosticaron también el síndrome mielodisplástico (afecciones ocurridas cuando se dañan las células productoras de sangre en la médula ósea), xantoma y pólipo gástrico (daños en el sistema gástrico). “Los médicos sospechan que hubo una infección desde la extracción del lunar”, señala doña Gladys.

Piden donación de la población

Desde la complicación de la salud del padre y con toda la incomodidad para trasladarse, la mamá y sus dos hijas de 9 y 5 años, se mueven en busca de apoyo, como víveres, para preparar los platos para la kermes, y dinero para enviar a Tarija para la compra de medicinas de don Roberto.

Doña Gladys, que sufre discapacidad, junto a las dos hijas que tiene con su esposo, don Roberto Martínez. Clama por la solidaridad de la gente para salvar a su esposo.

Si hay un sobrante lo ahorran para los pasajes de avión que tienen la esperanza podrá realizar don Roberto hasta el Uruguay. La otra opción, dice ella, es realizarse un trasplante de médula en Santa Cruz, pero con un costo de 15 mil dólares. Una cifra que es un sueño alcanzar para la familia de escasos recursos.

“Mi esposo era cocinero, pero por falta de trabajo se dedicó a la recolección de botellas y material reciclable para vender. Con eso nos mantenía a las tres”, recuerda. Ella espera tocar corazones solidarios para superar la dura prueba que les está tocando vivir.

Si usted puede ayudar comprando los tickets para la kermes, donando dinero o víveres, puede comunicarse con doña Gladys al número de celular 768-10517 (solo llamadas o sms) La familia vive en la avenida San Martín esquina calle 10 de la ciudad de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija.

El Chaco Alerta – Yacuiba