Los actos de violencia se incrementan en el zona del trópico cochabambino. El último caso que investiga la Policía es el intento de linchamiento a un presunto ladrón de motocicletas en el municipio de Shinahota. El herido tuvo que ser trasladado del hospital de Ivirgarzama a otro particular en Cochabamba.

El reporte preliminar refiere que la víctima fue vista robando una moto el sábado por la madrugada. Algunos vecinos de la zona lo capturaron, lo golpearon e intentaron prenderle fuego.

La víctima fue identificada como Eloy Ch. A. (26), quien junto a su compañero, Benjamín Y., fueron interceptados por pobladores de Ivirgarzama cerca de la tranca de peaje. Ambos estaban a bordo de una motocicleta que presuntamente robaron en Shinahota.

Por ahora, sólo se conoce del estado de salud de Eloy Ch., que ayer fue dado de alta y trasladado a dependencias policiales para la toma de declaraciones.

Según el parte médico, la victima ingresó en un “estado de linchamiento”. Presenta múltiples lesiones a nivel de la cabeza, cuello, tórax, dorso, espalda y varias marcas de equimosis en el cuerpo.

“El paciente refirió que le echaron con gasolina e intentaron quemarlo, pero en el examen médico no encontramos rastros de quemaduras por combustible, sólo por arrastre”, explicó uno de los médicos que atendió al paciente, quien también tenía marcas de estrangulamiento.

Personal de la Dirección de Prevención e Investigación de Robo de Vehículos (Diprove) investiga el caso y tomó las declaraciones correspondientes a la víctima, familiares y al personal médico que lo atendió en primera instancia.

Feminicidios

Varios casos de linchamientos y feminicidios se reportan desde Chapare ante la ausencia policial.

El pasado 8 de diciembre, el adolescente Bladimir Capari Mamani (16) fue linchado en Valle Sacta, pero no hay ningún proceso judicial en este caso.

El adolescente fue atado a un árbol de palo santo, acusado de  robar un vehículo, pese a que no hay pruebas que indiquen que él cometió el delito.

Otros casos son el feminicidio de Florinda Molina Rojas (48) y el intento de asesinato de otra adolescente de 18 años, el 14 de diciembre en Ivirgarzama.

En ambos casos, los acusados huyeron aprovechando que no hay policías. Días después Sonia Mamani, de 24 años, fue golpeada y quemada por su pareja. Los padres de la víctima aprehendieron al asesino con ayuda de un guardia privado.

Los Tiempos