El joven sufrió torturas por dos días y terminó enterrado vivo. La Policía recuperó el cuerpo el sábado

Un hombre de 27 años enterrado vivo no sin antes ser torturado en la localidad cochabambina de Challviri, municipio de Sacaba, luego de haber sido acusado de robar una moto el pasado jueves.

El acusado fue retenido ese día para luego ser golpeado y torturado; el viernes, los agresores procedieron a sepultarlo pese a que todavía tenía signos vitales.

Mónica López, fiscal del caso lamentó que haya pobladores que confundan con justicia comunitaria ese tipo de hechos “incurriendo en el delito de asesinato”.

De acuerdo al reporte de Los Tiempos, la víctima habría fallecido por “asfixia por sepultamiento”. La autopsia refleja el hallazgo de tierra en la cavidad bucal, desde la lengua hasta la tráquea, de acuerdo al informe de la Fiscalía de Cochabamba.

El occiso fue identificado como Celso C. Luego de haber sido enterrado con vida, cuando volvieron a sacar y como seguía vivo, emplearon una cuerda para asfixiarlo.

El jueves Celso C. R. fue agarrado por pobladores de Challviri, luego de haber sido denunciado por el supuesto robo de una moto.

Los presuntos dueños del motorizado protestaron por el robo ante los dirigentes comunales. Los vecinos, al tomar conocimiento que el acusado era reincidente, acusado por otras denuncias decidieron encararlo, aunque luego desencadenó en la provocación de su muerte.

Fuente: El Deber