El vocero de los talibanes, Zabihullah Mujahid, dijo que esperan no tener que “presionar a la gente” para que acepten la visión del islam. El grupo extremista tomó el poder en Kabul hace poco más de una semana.

“Queremos construir el futuro y olvidar lo ocurrido en el pasado”, señaló Mujahid, uno de los líderes de los talibanes. Sus declaraciones las hizo en una entrevista con The New York Times. Aprovechó la ocasión para rechazar las acusaciones de que el grupo se vengará de quienes se les oponen. Adelantó que quieren volver a implantar los duros controles sobre las mujeres como cuando gobernaban Afganistán hace 20 años.

Las palabras del líder en la primera vez que los talibanes hablan en exclusiva con un medio de comunicación occidental, desde la toma del poder, se dieron un día después de que advirtiera a las mujeres de Afganistán que lo más seguro es que se queden en sus casas, hasta que más combatientes de base reciban formación sobre cómo no maltratarlas.

Los talibanes se encontraron con un escenario de cambios en la sociedad afgana, comparado a cuando tenían el control del país, hace dos décadas. Esos cambios tienen que ver con las mujeres, que durante años fueron libres de vestirse sin ninguna restricción y que disfrutaron de poder estudiar y trabajar.

Pese a que intentó mostrarse más cercano a las tradiciones occidentales, el vocero confirmó que no se permitirá la música en público.

“La música está prohibida en el Islam. Esperamos poder persuadir a la gente para que no haga esas cosas, en lugar de presionarla”, advirtió.

Fuente: Infobae